Devastada

Era una de esas noches…

EhS8c5KBD.jpg

 

Vuelven los días negros como las lluvias a una estación de sequía.
Vuelven y traen consigo tanta sal…
Tanta bruma…

En esta habitación azul y verde,
fría,
coloreada con una paleta de otoño-invierno,
me revuelvo entre las ausencias como se revuelve
un cuerpo solitario entre las sábanas nocturnas;
con el aroma a piel,
a ceniza,
a una hoguera que no prende.

Con una dura y dulce melodía de fondo,
que te atrapa y te pellizca el alma
y te golpea el pecho
y todo el cuerpo.
En fin,
todo el cuerpo…

En esta triste noche de soledad no escogida,
en esta imagen con una neblina gris que difumina la mirada,
en este suspiro que acaba de arrancarme la primera lágrima,
le pido al mundo
unos ojos que sepan ver,
unas manos que sepan tocar,
un pecho que sepa latir…

para que mis ojos vuelvan a ver
y mis manos aprendan a tocar
y mi pecho nunca deje de latir…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s