Dos noches

Dos noches llorando no bastan para arreglar un cuerpo demasiado roto.
Dos noches de ojos rojos,
de palabras ausentes,
de música que es grito…

Dos noches, dos de esas noches no bastan
para recordarte cómo sonreías cuando tenías otras manos
apretando las tuyas.
No bastan para revivir todos esos años pasados,
todas esas tardes de café,
todas esas madrugadas tumbados en el suelo mirando las estrellas,
preguntándonos cómo sería el futuro
con los nervios y las ganas de quien cree en lo eterno y se equivoca.

Sus miradas.
Sus miradas me duelen como arpones.

Ya no están.

Fue mi culpa.
El adiós siempre fue mi culpa,
siempre es mi culpa.
El vacío también.

Los ojos queman.
Es agua que quema
aunque no cura.

Porque dos noches de llanto no hacen
sino dejarme, con suerte,
demasiado cansada y cerrar los ojos,
un momento,
para darme una tregua en esta eterna guerra
en la que mi peor -y única- enemiga
soy yo…

Anuncios

Por sorpresa

Te he querido como yo, que no me creí capaz de amar a nadie, he querido nunca. Te he querido con sorpresa, creyendo que al irte te olvidaría y descubriendo que en esto soy solo una niña porque no, nunca te fuiste del todo, aunque te fuiste. Te he querido mientras despreciaba al amor. Mientras […]

Suicidas

El otro día estuvimos leyendo sonetos de Garcilaso en Siglo de Oro. Ni siquiera me gusta esa asignatura, pero reconozco que aquel día me inspiró. Me inspiró porque a veces la poesía, como la música, tiene esa capacidad de señalar exactamente dónde te duele. Nos pasa a todos, no es nada nuevo. Nos identificamos con […]

Fantasmas

Te voy buscando en los espejos como viejos fantasmas a los que quiero y temo. Ya hace dos semanas que no te veo. Mañana puede que aparezcas y, entonces, con suerte, volveré a caer en ese dulce sueño de no encontrarte solamente en sueños. De no tenerte solo a ratos. De no mirarte por las […]

Los tristes

La risa de los tristes puede iluminar el mundo… Constantemente el mundo ataca a los tristes. Nos ataca. Nos echan a las fieras, amigos. Nos quieren muertos. Nos comen vivos. Constantemente nos dicen que así no se puede vivir. Que el dolor no es la respuesta. Y yo sonrío a esos pobres que no entienden […]

Ruido

Yo vivía en un completo silencio y tú me enseñaste a hacer ruido. Me enseñaste que crear es mirar a veces en blanco y negro. Que de vez en cuando es necesario romperse para reciclarse y hacer arte. Me enseñaste que gritando también se puede componer una canción triste. Que partiendo el bolígrafo sobre el […]