Cuando baja la marea

Escribí este poema con esta canción de fondo. Andrés Suárez tiene parte de culpa. La otra parte… una promesa perdida.

 

Tengo las manos manchadas de la arena
que nos sobró al construir castillos en el aire.

Tengo una sonrisa guardada
por si vuelves y volvemos a leernos.
Por si tú, el café y los libros.

Quizá las promesas no eran promesas
sino miedos posibles camuflados de mentira.
Quizá no supimos sostenernos las manos
lo suficiente o quizá cambiamos,
simplemente,
como cambia cualquiera que afirme estar vivo;
o quizá no,
quizá en el fondo seguimos siendo los mismos,
en otras ciudades,
con otra gente,
más solos, quién sabe,
o más felices, puede ser…
pero con una orilla compartida
en la que, cuando baja la marea
-cualquier caminante curioso lo sabe-,
aparecen pequeños tesoros mojados,
pintados de olvido y de sal…

photo_2016-08-20_12-24-06

 

Suicidas

El otro día estuvimos leyendo sonetos de Garcilaso en Siglo de Oro. Ni siquiera me gusta esa asignatura, pero reconozco que aquel día me inspiró. Me inspiró porque a veces la poesía, como la música, tiene esa capacidad de señalar exactamente dónde te duele. Nos pasa a todos, no es nada nuevo. Nos identificamos con […]

Espejismo

Pero he soñado contigo y ha sido tan hermoso como ver beber a alguien después de cien años caminando en el desierto. Me besabas como se besa el agua cuando falta. Me tocabas como se toca la tierra cuando se atisba la muerte. Me mirabas con los ojos de quien tiembla y desea, tiembla y […]

La ausencia

  La ausencia es uno de los sentimientos más dolorosos, si no el que más. Ahora comprendo que es lo que más duele. El haber amado a alguien y haberlo perdido, incluso cuando no es recíproco. El haber despedido a un familiar, a un ser querido, por enfermedad, accidente o cualquier otro infortunio de la […]