En frascos de cristal

photo_2016-07-28_21-17-25

Vosotros, que sabéis tanto de la vida
y sonreís en todas vuestras fotos,
decidme qué estoy haciendo mal
para escribir esto con las manos
encharcadas, sordas, acariciando la sangre.

Decidme por qué la boca me sabe a olvido.
Por qué a miedo, a polvo, a sal…

Decidme por qué hace un segundo me ha dolido
tanto el pecho
que mis piernas me han abandonado
con los golpes, las palabras y los gritos.

Decidme.
Decidme por qué viene el frío…

Decidme qué debo hacer
para aplacar el llanto
que llega cada noche
cuando arrecia el silencio.
Para no escribir desde las sombras.
Para que cese esta soga invisible.
Para que deje de ahogarme
con sus yemas suaves.

Decidme,
vosotros que sabéis tanto de la vida,
que no necesitáis estrellas fugaces
ni deseos de Año Nuevo,
qué debo hacer para no aceptar que venga el sueño,
fácil y apacible,
en diminutos frascos de cristal
como pequeños suicidios…

El verdadero abrazo

J3NCi7zz

Estamos demasiado rotos.

Quizá nadie entienda nunca esto,
pero cuando dos lo hagan
y se encuentren,
se sentirán menos solos.
Quizá se abracen,
incluso,
desde donde se abrazan los que
se rinden,
los que están a punto de
rendirse
o creen que se rinden pero no,
los que se niegan a ello,
los que ya se han rendido…

Esos dos entenderán
que a lo mejor la canción debería haber sido,
en lugar de “trataré de curarte”:
“me quedaré contigo,
si me dejas,
hasta que te cures”.

“Te veré levantar las rodillas del suelo.
Te veré abrir los ojos
de nuevo.
Veré cómo luchas,
cómo gritas,
cómo te arañas el pecho hasta borrar el veneno.
Seré testigo de cómo vuelves a la vida.
De cómo, aun teniendo miedo a respirar,
sales a la calle con la mirada de quien ha visto demasiado
pero no tiene suficiente…”

16 de julio de 2016
Porque estamos demasiado rotos
pero no tenemos suficiente.

Suicidas

El otro día estuvimos leyendo sonetos de Garcilaso en Siglo de Oro. Ni siquiera me gusta esa asignatura, pero reconozco que aquel día me inspiró. Me inspiró porque a veces la poesía, como la música, tiene esa capacidad de señalar exactamente dónde te duele. Nos pasa a todos, no es nada nuevo. Nos identificamos con […]

Espejismo

Pero he soñado contigo y ha sido tan hermoso como ver beber a alguien después de cien años caminando en el desierto. Me besabas como se besa el agua cuando falta. Me tocabas como se toca la tierra cuando se atisba la muerte. Me mirabas con los ojos de quien tiembla y desea, tiembla y […]

Los tristes

La risa de los tristes puede iluminar el mundo… Constantemente el mundo ataca a los tristes. Nos ataca. Nos echan a las fieras, amigos. Nos quieren muertos. Nos comen vivos. Constantemente nos dicen que así no se puede vivir. Que el dolor no es la respuesta. Y yo sonrío a esos pobres que no entienden […]

De los dioses

A ti, que das forma al mundo con tan solo abrir los ojos, podría decirte que me esculpes redondeadas las aristas, que acallas esta hambre inmensa que me aterra, que suavizas las esquirlas de mi cuerpo, que alimentas, que das vida, que prendes en medio de la noche en un fuego verde y rojo, como […]